Pet stretch blow molding machines

Pet stretch blow molding machines

De la misma forma  que, en su día, la aparición de los plásticos revolucionó la historia del hombre y el uso de los materiales sobre la tierra, las máquinas de moldeo por soplado y estiramiento PET (PET stretch blow molding machines) han representado un importante avance en el mundo de los polímeros. La producción de recipientes a altas velocidades y en grandes volúmenes ha permitido abaratar los costes.

En la actualidad, la mayoría de los productos líquidos que se consiguen en el supermercado se elaboran a partir de alguna variedad de este proceso, ya sea que pertenezcan al sector:

  • Alimentario: agua, leche, jugos pasteurizados, bebidas carbonatadas, vinagre, aceite, etc.
  • Farmacéutico: jarabes, medio de contraste, soluciones fisiológicas, alcohol, etc.
  • Aseo personal: champú, enjuague, gel de baño, loción hidratante, lociones perfumadas, etc.
  • Limpieza del hogar: detergente, desinfectante, jabón líquido, suavizante para la ropa, etc.

O a cualquier otro (la lista es casi infinita). Entre las ventajas del moldeo por soplado y estiramiento se encuentra la disminución de la:

  • Mano de obra, puesto que los procedimientos se han automatizado al mínimo detalle.
  • Posibilidad de obtener pedazos o partes rotas, porque el material se trabaja en una sola pieza.

A su pesar, la técnica también tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, solo es útil para hacer estructuras huecas, debido a que la expansión de las proformas requiere el empleo de aire comprimido. Además, el espesor de pared no es sencillo de controlar, especialmente en el caso de los envases grandes.

Riesgos en el uso masivo del plástico

Asimismo, existe una serie de desventajas asociadas a lo que, en principio, parecía ser una idea perfecta. La primera es la absoluta dependencia del petróleo como materia prima, un producto no renovable. ¿Qué hará la humanidad cuando los hidrocarburos se acaben? He aquí una pregunta todavía sin respuesta.

La segunda está en el hecho de que los plásticos no son biodegradables, con lo cual la montaña de desechos es cada día mayor. El reciclaje ayuda pero, no se puede negar que el impacto al medio ambiente es un problema preocupante en cuya solución todos tenemos el deber de colaborar.