Dicen que la basura de un hombre es el tesoro de otro y las tendencias del hoy nos indican que esto es muy cierto. En la actualidad las personas lo piensan dos veces antes de botar algún objeto o material por la utilidad que el mismo puede tener en el futuro, un ejemplo de esto son las cajas de cartón corrugado.

Y eso que los patrones de consumo han cambiado para siempre. Las nuevas generaciones no dudan en comprar algo cuando lo necesitan, pero saben lo importante que es conservar cada objeto adquirido. Esto ocurre porque existe una mayor conciencia de las propiedades y funciones de cada producto.

Reusamos las hojas escritas con anterioridad, transformamos las cajas viejas y las convertimos en coloridas manualidades. El máximo aprovechamiento define a las actuales generaciones, así que la palabra reciclaje va alcanzando un sentido cada vez más significativo para nosotros.

Economía colaborativa

Las crisis económicas y la evolución de las comunicaciones nos han hecho entender los beneficios de la economía colaborativa. Los intercambios de bienes y servicios ya no se realizan únicamente entre el consumidor y la tienda, hemos aprendido a ayudarnos los unos a los otros y a sacarle ganancia a dichas relaciones.

En ese sentido, la comunicación es vital, debido a que internet alberga una cantidad de contenido que nos ayuda a entender lo que podemos hacer con los materiales y recursos que tenemos. Por ejemplo, si quieres hacer una manualidad con una caja de cartón  existen miles de videos en los cuales otras personas te enseñarán técnicas para que puedas hacerlo tú mismo.

Sin duda alguna, la capacidad de conectarnos nos facilita el intercambio de conocimientos. Esto nos permite hacer cosas nuevas con lo que tenemos o simplemente venderlas en las tiendas digitales, siempre sacándole el mayor provecho posible.

 cajas de cartón corrugado

Reusar es clave

No necesitas mucho dinero para satisfacer tus necesidades en el hogar. Los envases plásticos de los jugos pueden ser tus jarrones para almacenar el agua. Las cajas viejas no las debes desechar, ya que cuando te mudes las mismas serán de gran utilidad, sobre todo las de cartón corrugado. Piensa siempre en el futuro.

Una economía ahorrativa es posible si tienes la creatividad necesaria y si le das un buen uso a cada recurso con el que cuentas. Cuando algo ya no te sirva intenta sacarle una ganancia. Recicla, reúsa y revende que la sustentabilidad está de moda.