La bomba de agua es quizá uno de los inventos más revolucionarios de la historia por su innegable aporte en la extracción, distribución, depósito y adecuación de temperatura del agua. Con el pasar de los años, las bombas de agua se fueron diversificando y clasificando de acuerdo a funciones específicas; son usadas en construcciones civiles, en hogares, balnearios y saunas.

La industria de estas bombas es cada vez más novedosa. De acuerdo a los problemas presentados en antiguas versiones y a accidentes suscitados en todo el mundo, las empresas fabricadoras de éstas diseñan bombas más sofisticadas, pero aun así es necesario considerar que, como cualquier otro producto, éstas pueden presentar problemas con los años y más si trabajan por horas y horas.

Problemas más comunes

Las bombas de agua pueden presentar dos tipos de problemas, puede que no quieran arrancar o, una vez ya encendidas, no puedan detenerse. Para identificar cuál de estos problemas es el que tiene una bomba de agua, es necesario clasificarlas en dos: bombas de superficie y bombas sumergibles.

Bombas de superficie

  1. Cuando no arrancan. Si las bombas de agua presentan este inconveniente, generalmente se debe a problemas eléctricos, por lo que es necesario revisar el condensador, evitar paros térmicos y verificar si las conexiones están en buen estado.

Con respecto al condensador, éste es el encargado de dar potencia al motor para que pueda arrancar; si se encuentra dañado o está viejo, es necesario reemplazarlo por uno nuevo que presente las mismas características.

Toda bomba de agua cuenta con protectores de seguridad que evitan su sobrecalentamiento. Es sumamente necesario verificar si la bomba se está refrigerando constantemente o si le llega agua, si no es así, se deben acortar sus horas de trabajo porque, de lo contrario, produciría un corte o paro térmico que terminará dañando más la bomba. Para evitar esto, también es necesario revisar si el tubo de aspiración está vacío.

Finalmente, debes revisar constantemente las conexiones eléctricas. Por lo general, la vibración de la bomba de agua hace que las conexiones se aflojen, así que se las deben ajustar.

  • Cuando no se detienen. Cuando ocurre esto puede que haya una fuga de agua en las tuberías, el presostato esté averiado o la membrana hidrosfera se haya perforado.

Si existe una fuga de agua, es necesario que solicites los servicios de un plomero para que éste pueda encontrar el origen de la fuga y la repare. Es necesario contratar a un profesional porque esta tarea suele ser difícil de solucionar ya que la bomba de agua funciona sin parar y es demasiado riesgoso.

Para evitar esto, también es necesario comprobar el ajuste de los dos tornillos que incorpora todo presostato. Si estos están desajustados, la bomba de agua no se detendrá. Si está en mal estado o viejo, se deberá sustituir por uno nuevo acorde a la marca y modelo de la bomba.

Bombas sumergibles

  1. Cuando no arrancan. Por lo general, esto sucede cuando hay una acumulación de aire entre la bomba y la válvula de retención, cuando de estropea la sonda de nivel o por falta de agua en el pozo.

Si hay aire acumulado entre la bomba y la válvula de retención, es porque la válvula está instalada demasiado cerca de la boca de salida o de expulsión por lo que la fuerza de impulsión se complica y la bomba se queda sin agua. Se debe tomar en cuenta que la distancia entre la bomba y la válvula de retención debe ser como mínimo 1 metro.

Si la sonda de nivel está estropeada la bomba de agua no podrá arrancar y detenerse en el tiempo adecuado y terminará apagándose. Un plomero podrá determinar si la sonda de nivel tiene solución o será necesario reemplazarla.

También considera que la falta de agua en el pozo también evitará que la bomba se encienda y arranque. Finalmente, al igual que el condensador de las bombas de superficie, debes verificar si ésta está dañada o vieja, de ser así deberá ser reemplazada.

  • Cuando no se detienen. En este caso es necesario verificar si hay una fuga de agua en las tuberías de una vivienda o edificación, si es así, las bombas de agua seguirán trabajando con normalidad y se sobrecalentarán al mantener la presión del circuito.

Tal como sucede con las bombas de superficie, se deben revisar la sonda de nivel y el presostato para verificar si están dañados o viejos, además de evitar perforaciones en la membrana hidrosfera.

Por lo general, los problemas más comunes que se suscitan con las bombas de agua se deben a fugas de agua que alteran el tiempo de trabajo y pueden provocar sobrecalentamiento, así como a fugas de agua que harán que la bomba no se detenga, se deteriore y se acorte su tiempo de vida.

En caso de no poder subsanar estas problemáticas, necesariamente se debe llamar a un profesional en plomería quien te informará si es necesario reemplazar partes de la bomba o no.