A medida que pasa el tiempo, la piel empieza a reflejar un deterioro, causado por el estrés de la vida cotidiana, la gravedad, los efectos del sol y otros agentes externos. En consecuencia, aparecen unos surcos entre la boca y la nariz, caen las mejillas, se crean depósitos de grasas y arrugas en el cuello, que solo pueden ser corregidos con una técnica llamada lifting Madrid.

Este procedimiento consiste en realizar una intervención quirúrgica sencilla con cicatrices mínimas, que ayuda a obtener un aspecto rejuvenecido en el área del rostro y el cuello. Los resultados que se logran son excelentes y la recuperación es bastante rápida por no ser tan invasiva.

Generalmente, la realización de esta cirugía implica unas pequeñas incisiones pre auricular que sigue hasta la parte trasera de las orejas, sin alcanzar la línea del cabello y la tracción de los tejidos hacia arriba. Con estos pasos se busca un cambio notorio que permita una piel estirada y lisa.

Gracias a los avances de la ciencia, hay posibilidades de aplicarlo como un tratamiento aislado o complementario a otros procesos, para poder alcanzar una apariencia joven. La colocación de la anestesia es un tema que preocupa a los que cumplen con el perfil ideal para esta cirugía, ya que puede ser local o general, según las consideraciones del médico.

lifting madrid

¿De qué trata el lifting de cuello? 

De acuerdo con las expectativas de los interesados, esta intervención se aplica de forma específica a las diferentes áreas de la cara. Bajo este contexto, el lifting de cuello es uno de los más buscados por las personas que sueñan con reencontrarse con la belleza, puesto que logrará verse joven como hace unos años.

Básicamente, el objetivo de esta operación es recuperar el ángulo cérvico-mandibular, retirando la grasa que se acumula en la zona submentoniana, Este exceso y la flacidez son signos claros de la vejez, aunque algunos jóvenes presentan este problema y lucen como adultos mayores.

Cuando es realizado por un experto en la materia, hay riesgos mínimos. Por eso, si está pensando en esta opción, trate de elegir a un profesional con una experiencia amplia, que le oriente y le ofrezca la solución que requiera.