Cuando hay un accidente de tráfico y se sufren unas lesiones o incluso la muerte, hay que analizar cómo han ocurrido, además de concretar o realizar un baremo indemnización accidente tráfico. Por lo tanto, en este artículo, se van a señalar los dos tipos de indemnizaciones que existen cuando se produce un accidente de tráfico.

Indemnización por incapacidad

La incapacidad puede tener cuatro variantes:

1º. La incapacidad absoluta: Se va a definir por la pérdida de alguna extremidad o de alguna capacidad funcional. La persona que sufre este tipo de incapacidad no va a poder realizar alguna actividad cotidiana, además de, necesitar a una persona o varias para ejecutar algunos de los actos más esenciales de la vida.

2º. Una gran invalidez: Este tipo de invalidez va a determinar que la persona que la sufre, no va a poder ejecutar cualquier profesión u oficio cotidiano, es decir, ya nunca va a poder trabajar.

3º. La invalidez total: Se puede definir como la invalidez que va a causar en la persona que la sufre, una inhabilitación para poder trabajar en su oficio o trabajo habitual, sin embargo, existe alguna posibilidad para que pueda trabajar en otra profesión.

4º. Invalidez parcial: La víctima del accidente no va a quedar inhabilitado para poder trabajar en su profesión, sin embargo, sí que va a experimentar algún tipo de disminución del rendimiento en su profesión.

Un buen abogado de accidentes calcularía la incapacidad temporal haciendo la multiplicación del número de días de su incapacidad por la indemnización que se determine dependiendo de la edad de la persona. Además, a esta cantidad habría que sumar diversos importes que van a depender de diferentes factores ajenos al siniestro. En este sentido, también hay que añadir en muchos casos una cantidad por existir un ingreso en algún centro hospitalario.

Indemnización por muerte

Cuando se produce una muerte o fallecimiento a causa de un accidente de tráfico, no solo hay que contar la propia defunción, sino también, el daño que se les puede causar a familiares, así como las pérdidas económicas que pueden surgir de la muerte. Por lo tanto, cuando se produce la pérdida de un ser querido, los familiares de la víctima, deben reclamar una indemnización por daños morales o incluso por daños materiales. También pueden exigir este tipo de indemnizaciones las parejas de hecho y las personas dependientes del fallecido.

Indemnización por secuelas

Este tipo de indemnización se va a calcular a través de la multiplicación del número de puntos en conformidad a una regla, por el número de estos en relación a la edad de la víctima y de las circunstancias personales.