Todos los matrimonios pasan por problemas a lo largo del tiempo, pero en algunos casos estos problemas se convierten en situaciones totalmente irreconciliables. En estas situaciones la mejor solución de todas, es evitar seguir con el conflicto, el sufrimiento y proceder a disolver el matrimonio, es decir divorciarse. En estos casos es esencial la asistencia de los abogados divorcio burgos, debido a que un divorcio es un proceso legal que se lleva a cabo en los juzgados y requiere por ley la asistencia de un abogado y la representación de un procurador, al menos.

En el párrafo anterior, hemos resaltado la palabra al menos, debido a que dependiendo del tipo de divorcio por el que se opte, puede ser necesario solo un abogado y un procurador para ambos cónyuges, caso del divorcio de mutuo acuerdo, o un abogado y un procurador para cada cónyuge, caso del divorcio contencioso.

Tipos de divorcios y peculiaridades

anillosComo hemos indicado, existen dos tipos de divorcios, ambos son diferentes en plazo y forma. Los cónyuges son libres de optar por uno o por otro, pero las diferencias en materia económica y en tiempo entre uno y otro pueden ser abismales.

Sin ambos cónyuges están de acuerdo con el divorcio y en principio no tienen disputas en la manera de realizar el reparto de los bienes gananciales del matrimonio, lo mejor que puede hacer es optar por el divorcio express o divorcio de mutuo acuerdo. Además de las ventajas indicadas de que el mismo abogado y procurador puede asistir a ambos cónyuges, con el consecuente ahorro económico, se le une el plazo del divorcio, que en tan solo de 1 a 3 meses puede ser efectivo.

En un divorcio express no es necesario llegar a juicio, los cónyuges preparan junto a su abogado toda la documentación necesaria, redactan el convenio regulador donde se refleja las relaciones que regirán tras el divorcio en todo lo relacionado con el domicilio familiar, pensiones compensatorias y de alimentos, así como custodia y visitas de los hijos. Con todo esto se presenta en el juzgado la demanda de divorcio y se espera la sentencia del juez, sin necesidad de celebrarse un juicio.

Sin embargo, en el caso de un divorcio contencioso, en el que los cónyuges no se ponen de acuerdo por diversos motivos, cada uno debe recurrir a un abogado por su cuenta. Se presenta en el juzgado la demanda de divorcio, solo es necesario que la presente uno de los cónyuges y se determina un juez que llevará el caso, este citará a juicio a los cónyuges y a los testigos que presenten cada uno de los abogados defensores y se celebra un juicio. En el mismo se escucharán a ambas partes, así como a los testigos y el juez dictará sentencia.