Heredar es la acción de recibir como herederos el traspaso de una serie de derechos, bienes patrimoniales, obligaciones e incluso deudas pertenecientes a nuestros antecesores. Perder a un ser querido siempre será doloroso, sin embargo, generalmente no podremos escapar a la realidad post de dicho suceso, sobre todo si el fallecido ha dejado algún testamento en donde estamos involucrados. Si vives esta realidad y has descubierto que hay más perdida que ganancia, lo ideal es buscar la asistencia jurídica de un especialista que nos indique el procedimiento de cómo renunciar a una herencia.

Siempre existirá la posibilidad de considerar la renuncia de una herencia. Algunas personas eligen renunciar a una herencia con la finalidad de que otro ser querido con problemas económicos pueda ejercer el goce de la misma. La dimisión de adquirir los bienes de un fallecido es un acto libre y un derecho que todo ciudadano posee. Lo que se debe hacer para materializar este tipo de decisión en términos legales, es redactar un documento donde se manifieste la disposición de renunciar a la herencia. Dicho documento debe hacerse ante un notario en caso de que exista un testamento escrito, o ante un juez competente en caso de no existir una herencia escrita.

Lo que se debe tener claro es que la renuncia a una herencia es inapelable. También se debe tener en cuenta que una persona solo puede renunciar a la totalidad de una herencia y no a una porción de la misma. Es por estas razones que debemos pensar muy bien nuestra decisión, antes de renunciar a una herencia. Generalmente es más fácil renunciar a las ganancias que a las cargas.

Ahora bien, si se da el proceso de aceptación de herencia debemos tener presente que este acto se legaliza a través de una declaración de herederos expresa y tácita. En ocasiones, las autoridades podrán solicitar una serie de documentos entre los que se destaca el certificado de defunción y última voluntad. Asimismo, se recomienda la evaluación exhaustiva de todos los bienes que el fallecido haya tenido en vida para hacer los cálculos y deducciones correspondientes. Este trámite legal se hace vigente y necesario una vez el testador haya fallecido.

La recomendación es buscar a un profesional en materia de derechos y sucesiones legales, pues su asesoría resultará en trámites menos complejos y largos, logrando evitar posibles roces e inconvenientes. Un abogado experto en estos temas nos ofrece la garantía de que no sufriremos mayores traumas emocionales, evitándonos participar de forma activa y protagónica en asuntos que generalmente son malinterpretados. El abogado experto en herencias te explicara con el mejor tacto posible, cuales son los pasos a seguir si desea aceptar o renunciar a una herencia.