¿Qué tendrán las despedidas en Salou que nadie las olvida? ¿No nos crees? Pregunta, pregunta… o busca comentarios, lo que quieras. ¿Ya lo has hecho? ¿Convencido? Sí, es cierto, Salou es diferente ¿Razones? Miles… Empezando por el sol y la playa; tiene un maravilloso clima, estupendos establecimientos de ocio; nunca faltan las marchas… en definitiva, tiene posibilidades.

Alternativas para disfrutar de esa despedida de soltero o de soltera que sueñas o con la que quieres sorprender a ese amigo que está a punto de casarse. Si el día de la boda es único, la despedida también lo es. Se vive, por supuesto, de una manera diferente, pero no deja de ser una celebración importante porque, aunque ya no significa el adiós a los amigos, sí que es una oportunidad de divertirse sin límites con una buena excusa.

Lucir ojeras y sonrisilla de diversión para dar envida cuando alguien te pregunte eso de ¿qué tal? es la mejor muestra de que has pasado un gran fin de semana. Y lo mejor es que nadie te lo va a reprochar, ya se sabe lo que ocurre en las despedidas…

Ya he elegido el lugar ¿Y ahora qué?

Damos por hecho que ya tienes fecha, alojamiento y acompañantes ¿Qué es lo siguiente? Claro, pensar en qué vas a invertir el fin de semana, o el día, si el presupuesto no te da para más. Sol y playa está bien para un rato, incluso largo si te apetece hacer alguno de esos extraños deportes acuáticos de moda en la costa como parasailing o un viajecito en un inmenso churro hinchable.

despedidas en SalouPero eso lo puedes hacer cualquier otro fin de semana ¿Necesitas ideas? Allá van unas cuantas. Empezamos por algo con un poco de acción, como una gymkana de extrañas pruebas o una divertida guerra de paintball. Si no te apetece demasiado recibir golpes, aunque sean inofensivos, puedes pensar en descargar adrenalina conduciendo un kart en un circuito de carreras. Para chicas hay opciones un poco más relajadas: un día de spa o masajes, una tarde de tuppersex o gymkanas algo más tranquilas, del tipo CSI.

Y, para aderezar todo, lo más típico, una fiesta en una discoteca con buena música y espectáculos subiditos de tono para animar al personal. Estos pueden ser los ingredientes, a partir de ahí eres tú quien debe elegir y mezclarlos como en un buen cóctel, sin reproches porque, al fin y al cabo, es el tuyo.