Uno de los inventos más preciados en el mundo es el teléfono, teniendo sus inicios en el siglo XVIII gracias al científico Antonio Meucci. Este artefacto es de gran importancia y más en tiempos actuales, debido a que permite la interacción efectiva entre la sociedad en poco tiempo. Hoy en día los móviles dependen de estructuras para antenas, responsables de la señal, son diseñadas con sumo cuidado para no impactar estéticamente, ni su función en las ciudades.

Los teléfonos han tenido una evolución bastante rápida, la cual se puede ver materializada diariamente, puesto que cada día hay un nuevo avance principalmente con la invención de los móviles, bien sea por capacidad, peso, aplicaciones, funciones y más. Si comparamos un móvil de hace 10 años con el más actual podremos notar una diferencia significativa. De igual modo, los teléfonos de casa han sido cambiados por inalámbricos.

Ahora bien, para poder contar con esta espectacular tecnología se requieren antenas que deben cumplir con una serie de requisitos para su creación, siempre y cuando se conserve con eficiencia y eficacia la emisión y recepción de señales para poder transmitir la información, que es el objetivo principal.

Dichas estructuras para antenas fueron diseñadas en vista a que en las ciudades hay grandes edificaciones que en cierto aspecto interfieren en las señales y por tal motivo, las antenas se deben ubicar en puntos más altos en relación a espacios abiertos; sin embargo, este tema tiene sus restricciones, no es tan fácil como se pudiera pensar.

estructuras para antenasEn las políticas urbanas hay un punto muy importante que se refiere a la estética, por lo cual, se requieren ciertos permisos de acuerdo a las normas establecidas. En pocas palabras, las estructuras donde se localizan las antenas no pueden estar a la vista de todos, puesto que no se ven bien como tema estético, por ello, el tamaño de estas deben estar optimizadas al menor tamaño posible.

Los lugares claves para las torres para antenas son:

  • Azoteas de los grandes edificios de la ciudad en cuestión.
  • Detrás de vallas publicitarias, cuidando que el material no afecte negativamente el movimiento de señales.