En estos tiempos de cambios y de ahorro de energía, una de las mejores soluciones es iluminar nuestras casas y sitios de trabajo con fluorescentes de led. Con su instalación podemos ahorrar hasta un 80% de energía eléctrica y de esta manera ayudamos a la conservación del ambiente.

Existen distintos tipos de fluorescentes led, los cuales se adaptan a todos los gustos, tipos de consumo y necesidades.

Su instalación es recomendable en lugares en donde se requiere de mucha iluminación y además esta debe permanecer por muchas horas encendida. Por tal razón, son recomendables para estacionamientos, empresas u oficinas.

Fluorescentes Led1Poseen una vida útil mucho más larga que los fluorescentes tradicionales, esto los hace más atractivos para su instalación. Otro de los beneficios que aportan es el bajo consumo de electricidad, lo que permite amortizar la inversión realizada en el cambio de fluorescente en muy poco tiempo.

La luz que proveen no produce parpadeos molestos, ya que encienden muy rápidamente al no necesitar un período de calentamiento, y emiten la luz a su capacidad máxima.

La necesidad de mantenimiento es menor, ya que presentan menos problemas al no tener cebadores ni reactancias. Por otra parte, su recambio es muy fácil, debido a que no tienen ningún tipo de cableado y la cantidad de veces que son encendidos no merma su vida útil.

Actualmente son muy utilizados en la iluminación a nivel doméstico, pues favorecen el ahorro de energía eléctrica y representan una baja en los costes de manutención en el presupuesto familiar.

Si es cierto que su coste es mayor que el de los fluorescentes tradicionales, pero a la larga se notará el ahorro en la factura de la electricidad, en la duración del fluorescente y en la calidad de la iluminación.

Pueden instalarse en las áreas externas de casas o empresas, ya que resisten muy bien todo tipo de temperatura.

Así que no lo pienses más, cambia los fluorescentes tradicionales por fluorescentes led que te proporcionarán un rendimiento mayor, mejor iluminación, un ahorro representativo en la factura eléctrica y son resistentes a largas horas de uso, así como al apagado y encendido frecuente y por si fuera poco estás colaborando con la conservación del ambiente.