Quienes han hecho alguna vez una mudanza suelen tenerlo muy claro: es mejor dejarlo en manos de profesionales. Hay estupendas empresas de mudanzas baratas en Madrid que, por mucho menos de lo que se piensa, trasladan muebles y enseres de un lugar a otro en apenas unas horas.

Una vez decidido acudir a profesionales queda una segunda decisión: quién se va a encargar de empaquetar todo y desmontar los muebles. Si tienes tiempo y eres un manitas puedes hacerlo tú, te ahorrarás algo en el presupuesto. Pero si no es el caso, lo mejor es que busques una mudanza barata en Madrid que se encargue de todo.

Empaquetar es casi un arte, sí, no exageramos. Hay que hacer inventario para saber exactamente qué tenemos en casa, organizarlo por objetos (ropa, documentos, menaje…) y luego colocarlo en cajas. Pero no se debe colocar de cualquier manera, hay que hacerlo de manera ordenada, es necesario aprovechar bien las cajas para que no queden huecos.

mudanzas baratas en MadridY hay que tener mucho cuidado en no sobrecargar las cajas con objetos muy pesados que puedan romperlas, ni mezclar objetos delicados con otros que no lo son. Y, por supuesto, hay que organizar y marcar cada caja con su contenido ¿Merece la pena tanto trabajo?

Además, no hay que olvidar el riesgo de perder o romper algo. Aunque no sea lo habitual, puede ocurrir también en una mudanza profesional, pero ellos cubrirán con su seguro cualquier desperfecto que pueda sufrir un objeto o un mueble.

El transporte es también una cuestión delicada. Es imposible hacer una mudanza en un vehículo particular. Si no dispones de una furgoneta de gran volumen, no te quedará más remedio que alquilarla y buscar mantas o plásticos adecuados para embalar los muebles que te quieras llevar. Al final, entre alquiler de vehículo, material de protección, cajas, etc, una mudanza por tu cuenta puede salirte casi más cara y con toda seguridad, más complicada.

Una ventaja añadida, el servicio de guardamuebles

Las empresas de mudanzas ofrecen, además, un servicio especialmente útil, el de guardamuebles. Hay que tener en cuenta que a veces hay que dejar una vivienda y no está disponible la nueva hasta pasados unos días. O quizá es más pequeña y no cabe todo. En ese caso, un guardamuebles es la solución ideal.

Está la opción de alquilar un trastero, pero la ventaja que ofrecen las empresas de mudanzas baratas Madrid es que se lo llevan todo, lo almacenan en lugares específicos y protegidos adecuadamente y, en el momento en el que podamos llevarlo al nuevo hogar, lo harán con un simple aviso.

La comodidad de las empresas de mudanzas y la confianza que ofrecen son razones suficientes para dejar en sus manos todo el proceso y, además, no hay que olvidar que se puede hacer una mudanza barata en Madrid.