Mucha gente piensa que la incontinencia urinaria es un problema exclusivo de niños pequeños y persona mayores, debido en un caso a su juventud y en el otro a su vejez, pero existen múltiples problemas que pueden afectarnos a cualquier edad y que nos provoquen esa incontinencia urinaria, nadie está a salvo de este tipo de dolencias, aunque es absolutamente normal, debido al pudor, que nadie vaya contando este tipo de cosas.

Estos problemas puedes ser crónicos o temporales, depende del origen. Uno muy común en las mujeres es el embarazo, y quizá es el más conocido de todos, otros casos en el hombre pueden ser el tener una infección o que se nos haya inflamado la próstata, o que se inflame o infecten las vías urinarias.

Incontinencia

En fin, los casos pueden ser múltiples, pero existen soluciones quirúrgicas muy recomendables en caso sobre de todo de aspectos crónicos de la enfermedad, ya que si se trata de algo temporal como una infección, no es una opción válida la cirugía.

Dependiendo de la incontinencia, podemos hablar de varios tipos, todas ellas derivadas de distintas causas:

La incontinencia debida a un esfuerzo determinado, por ejemplo, cuando nos reímos o cuando tosemos o hacemos ejercicio físico.
La incontinencia en forma imperiosa, en la que cuando sentimos la necesidad de ir al baño, ya es tarde, ya que la vejiga se contrae enseguida y no conseguimos llegar a tiempo.
La incontinencia debida al rebosamiento, en este caso en concreto, la vejiga nunca llega a vaciarse del todo, lo cual origina siempre un goteo después de haber ido al baño.
Finalmente podemos hablar de el tipo de incontinencia que engloba a más de un sólo tipo y que se llama mixta.

Espero que después de esta pequeña explicación, a la gente le quede claro que es un problema bastante extendido en cualquier tipo de población independientemente de su edad y que desde luego tiene solución, ya sea por ser una afección temporal o bien porque existen medidas quirúrgicas que pueden ayudarnos y solventar el problema.